RED DE MASCULINIDAD DE NICARAGUA  SIGUENOS  face  twitter
 redmas menengage

Mi decisión de concentrarme en desarrollar trabajo sobre los hombres y las emociones se derivó de una experiencia que tuve hace 10 años. Los detalles han sido modificados para garantizar confidencialidad, pero la historia va más o menos así: Yo estaba orientando un grupo de hombres y mujeres en el proceso de intercambiar apoyo efectivo. Había un hombre en el grupo -- un hombre común y corriente -- que sobresalía no por poseer algo único sino porque sus luchas eran tan comunes a tantos otros hombres.

Descargar PDF

Los hombres de los países de la región de una u otra manera hemos sido cuestionados y afectados en nuestros preceptos y en nuestra práctica social por las Campañas del 28 de Mayo. Este año, un grupo de grupos e individuos, reunidos en un Taller de Varones, asumimos sumar nuestros esfuerzos y voluntades a la Campaña por el Ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos, particularmente ahora que se posicionan más los derechos de salud de las mujeres como parte fundamental del Derecho a la Salud.

Descargar PDF

BOLETÍN INFORMATIVO
COMPARTEN PARTERAS LA MATERNIDAD CON HOMBRES, BUSCAN UN CAMBIO CULTURAL EN OAXACA
* Un grupo de parteras se organizó para sensibilizar a los varones de que parto y embarazo no son sólo "cosa de mujeres".
* Oaxaca, uno de los estados con mayor índice de mortalidad materna.
* Promotores trabajan en talleres de masculinidad en dos comunidades indígenas.

Descargar PDF

Partimos de las definiciones de SEXO como una forma de clasificación biológica que distingue a las mujeres de los hombres, y de GENERO como una construcción cultural y social, en permanente proceso de cambio, que asigna a hombres y mujeres una serie de atributos y funciones, que buscan justificar diferencias y relaciones de opresión.

Descargar PDF

El asunto de la sexualidad masculina, nos lleva a revisar y a reflexionar sobre algunos puntos que son fundamentales en la forma en que los hombres aprendemos y vivimos el ser hombre.
Partimos de la valorización de una serie de actitudes, formas de sentir y de ver el mundo, las cuales son consideradas masculinas, y de la desvalorización de actitudes, formas de sentir, y de ver el mundo consideradas femeninas. Esto en la práctica, en la vida cotidiana, se refleja en la forma de educar en la familia, la escuela, en la forma de asumir los mandatos sociales para hombres y para mujeres, los cuales están muy bien diferenciados para el funcionamiento de la sociedad, con privilegios para nosotros los hombres y con costos para las mujeres.

Descargar PDF