RED DE MASCULINIDAD DE NICARAGUA  SIGUENOS  face  twitter
 redmas menengage

Si se hiciera un referéndum sobre los matrimonios y la adopción por homosexuales, habría mucha abstención, y la mayoría de los votos estarían en contra. La vaga izquierda es tolerante, no quiere ser más que tolerante. Y la derecha... Como el racismo y las discriminaciones por edad o por sexo.

Descargar PDF

La masculinidad es una construcción social mediante la cual a lo masculino se le asigna una posición de superioridad sobre lo femenino, en definitiva podemos definir las relaciones entre masculinidad y feminidad como una relación de poder versus sumisión. Concebimos la identidad como un proceso de relación con nuestro entorno social (socialización) e intluenciado por los estereotipos (prototipo), que tiene como consecuencia la identificación con el endogrupo y la diferenciación con el exogrupo. Es importante resaltar que cuando nacemos tenernos una neutralidad psicosexual y es durante el proceso de socialización cuando surgen la diferencias de género.

Descargar PDF

Seis mil millones de seres humanos formamos actualmente la humanidad, repartidos entre los dos sexos disponibles: el masculino y el femenino. Una vez que el fogoso espermatozoide paterno, portador de ventitrés cromosomas, atraviesa victorioso la envoltura gelatinosa del apacible óvulo materno que lo espera a la entrada del útero, cargado de otros tantos cromosomas, todos o casi todos quedamos irremediablemente destinados al grupo de ellos, construidos de células que albergan un cromosoma sexual equis y otro ye (XY), o al grupo de ellas, dotadas de dos cromosomas equis (XX).

Descargar PDF

El objetivo que me mueve al abordar las relaciones entre la institución familiar y la identidad masculina no es el de inscribirme dentro de la tradición abierta por Elisabeth Badinter, cuando caracterizó (si es que no caricaturizó) una presunta identidad de género, socialmente construida, que debiera ser atribuida a todos los varones occidentales por igual, en la medida en que se les invita a reconocerse en ella y a realizarla en su propia trayectoria personal; para luego, a partir de allí, analizar las consecuencias que para el desempeño de los papeles de hijo, hermano, novio, marido, padre, tío, abuelo, etc, se derivarían de la existencia de semejante identidad colectiva. Y si no deseo abordar ahora esa línea es porque ya la seguí antes, cuando traté de profundizar en un libro sobre las quiebras y contradicciones que afectan a la deriva contemporánea de la identidad masculina.

Descargar PDF

Los hombres están cambiando. Y aunque es como consecuencia del cambio de las mujeres, voy a partir de esta obviedad para hablar de sus resistencias y de los problemas más frecuentes que plantea el trabajo con ellos, para ayudarles en el proceso hacia la igualdad de género.

Descargar PDF